Revista Bonne Santé

Revista Bonne Santé |

La amabilidad: Más allá de ser agradable

En el ajetreo de la vida moderna, donde las demandas y el estrés pueden ser abrumadores, la búsqueda del bienestar personal se ha convertido en una prioridad para muchos. En este viaje, la amabilidad emerge como una fuerza transformadora, capaz de no solo impactar nuestras interacciones con los demás, sino también de moldear nuestro propio bienestar mental y emocional.

El Vínculo Intrínseco entre la Amabilidad y el Bienestar

La amabilidad no es solo un gesto externo; es un regalo que nos damos a nosotros mismos. Mientras que ser agradable implica una actitud positiva o placentera con respecto a alguien, la amabilidad en sí va más allá. Se puede definir como una manera genuina y sincera de entregar tu tiempo e intenciones a alguien, a través de la compasión, generosidad y preocupación, con la finalidad de ayudar a los demás (Binet & Passmore, 2019).

Diferenciando Amabilidad de Ser Agradable:

Es crucial entender la distinción entre ser amable y ser simplemente agradable. Mientras que ser agradable puede ser interpretado como una actitud superficial de complacencia, la amabilidad implica un compromiso más profundo. Ser agradable puede ser una máscara social, una fachada que busca la aceptación, pero la amabilidad se arraiga en la autenticidad y la sinceridad.

La amabilidad se manifiesta a través de acciones concretas que van más allá de la superficie de la cortesía. Ofrecer apoyo emocional, respetar el espacio de otros, participar en causas benéficas, invertir tiempo en otros, demostrar respeto genuino y estar presente en momentos difíciles son formas tangibles de expresar amabilidad.

Investigaciones y Beneficios de la Amabilidad:

La investigación en psicología positiva respalda la idea de que la amabilidad puede tener un impacto profundo en la felicidad y la satisfacción personal. Realizar actos amables, ya sean pequeños o grandes, activa áreas del cerebro asociadas con la gratificación y la generosidad, generando una sensación de bienestar duradero.

Amabilidad hacia Uno Mismo: La Clave del Cuidado Propio y Bienestar

No debemos pasar por alto la importancia de dirigir la amabilidad hacia uno mismo. En un mundo que a menudo nos impulsa a la autocrítica y la autocomparación, practicar la autocompasión se convierte en una herramienta esencial para construir un sólido bienestar personal. La amabilidad hacia uno mismo implica tratarse con la misma compasión y paciencia que brindaríamos a un amigo querido.

Aceptar nuestras imperfecciones y aprender a perdonarnos a nosotros mismos son pasos fundamentales en este viaje hacia el bienestar. La amabilidad hacia uno mismo no solo mejora la autoestima, sino que también actúa como un escudo protector contra el estrés y la ansiedad, permitiéndonos enfrentar los desafíos con una mentalidad más positiva.

Construyendo Relaciones Significativas a Través de la Amabilidad

Las conexiones sociales desempeñan un papel crucial en nuestro bienestar emocional. Practicar la amabilidad en nuestras relaciones personales no solo fortalece los vínculos, sino que también nos brinda una red de apoyo valiosa en tiempos difíciles. La empatía y la generosidad crean un círculo virtuoso de positividad, enriqueciendo tanto nuestras vidas como las de quienes nos rodean.

Ejemplos Prácticos para Cultivar la Amabilidad:

  • Gestos Cotidianos: Pequeños actos de bondad en la vida cotidiana pueden marcar la diferencia. Desde sostener la puerta para alguien hasta dejar que alguien más pase primero en la fila, estas acciones simples refuerzan un sentido de comunidad y conexión.
  • Palabras de Aprecio: Expresar gratitud y elogiar sinceramente a quienes nos rodean no solo mejora el día de los demás, sino que también contribuye a un ambiente positivo y saludable. Un simple «gracias» o un elogio genuino puede tener un impacto duradero.
  • Escucha Empática: Practicar la amabilidad implica estar presente para los demás. Escuchar activamente, sin juzgar, y mostrando empatía hacia las preocupaciones de alguien son maneras poderosas de cultivar conexiones significativas.
  • Autocuidado Compasivo: La amabilidad hacia uno mismo se refleja en acciones de autocuidado. Tomarse un tiempo para relajarse, practicar la gratitud y tratarse con amabilidad en momentos difíciles son formas esenciales de nutrir nuestro propio bienestar.
  • Voluntariado y Servicio: Contribuir al bienestar de la comunidad a través del voluntariado es una manera significativa de practicar la amabilidad. Involucrarse en actividades benéficas o ayudar a quienes lo necesitan refuerza la conexión con los demás y proporciona una sensación de propósito.

Beneficios de la Amabilidad:

Investigaciones sugieren que demostrar amabilidad no solo hace que las personas que la practican se sientan bien, sino que también ayuda en el bienestar de estas. Algunos de los beneficios incluyen:

  1. Aumento de la Felicidad: Se ha demostrado que ser amable mejora el ánimo y aumenta el bienestar. Mientras más amable seamos, tendemos a presentar más emociones positivas (Otake et al., 2006).
  2. Potenciación del Relacionamiento Social: Las personas que demuestran amabilidad son más propensas a desarrollar conexiones genuinas con otros, sintiéndose satisfechas con su círculo social (Otake et al., 2006).
  3. Generación de Oxitocina: Comúnmente denominada como la hormona del amor, la oxitocina beneficia la autoestima, ayuda a experimentar más alegría y promueve la reducción del estrés (Verona, Murphy, & Breslin, 2018).
  4. Producción de la «Euforia del Ayudante»: Investigadores han encontrado que cuando realizamos buenas acciones en beneficio de otros, se propulsa el placer en nuestro cerebro y se estimulan las conexiones de recompensa en él. Ser amables crea una explosión de energía positiva en las personas, produciéndose el fenómeno de la «euforia del ayudante», conocida en inglés como «the helper’s high» (Dossey, 2021).

En última instancia, la amabilidad no solo es una virtud externa, sino un camino hacia la construcción de un bienestar integral y duradero tanto para nosotros como para quienes nos rodean.

Practicar la amabilidad es, sin duda, una inversión invaluable para mejorar la calidad de vida y el bienestar personal.

  • Carter, C. (2011). Aumentar la felicidad: 10 sencillos pasos para niños más alegres y padres más felices. Ballantine Books.
  • Dossey, L. (2021). Generosidad y amabilidad en nuestra era pandémica. Paradigma, 19.
  • Otake, K., Shimai, S., Tanaka-Matsumi, J., Otsui, K., & Fredrickson, B. L. (2006). Las personas felices se vuelven más felices a través de la amabilidad: Una intervención de conteo de bondades. Revista de estudios sobre la felicidad, 7(3), 361-375.
  • Verona, E., Murphy, B., & Bresin, K. (2018). Polimorfismos de un solo nucleótido relacionados con la oxitocina, entorno familiar y rasgos psicopáticos. Trastornos de la personalidad: teoría, investigación y tratamiento, 9(6), 584.

aUTOR

Comparte este artículo:

BONNE SANTÉ