Es tener consciencia que la vida es un desafío, con buenos y malos momentos, aceptar esta condición es el primer paso hacia una vida saludable y creativa.

En este contexto, saludable va más allá del concepto tradicional de salud, relacionado con alguna dolencia causada por una enfermedad o accidente. De acuerdo a la OMS la salud es «Un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no la simple ausencia de la enfermedad»*

Una vida saludable es preventiva, se focaliza en encontrar un equilibrio entre las necesidades internas de cada individuo con su medio ambiente. Es una comprensión consciente y profunda sobre la calidad de cada una de nuestras acciones diarias, tanto en su contenido, forma e impacto. Es tener una actitud reflexiva sobre todos los ámbitos, desde lo intelectual, emocional y fisiológico, es decir, pensar sobre qué necesitamos aprender, hasta cómo tenemos que descansar y alimentarnos, todo esto es fundamental para tener una vida saludable.

En  Bonne Santé lo llamamos los 5 pilares clave del bienestar, cada uno de ellos interconectados entre sí, porque cuando se daña la salud, física, afecta la mente, y cuando la salud mental esta dañada, la salud física es afectada, no se puede mejorar una sin abordar la otra, el equilibrio en cada uno de los pilares nos permite estar en un estado completo de bienestar.

¿ Y por qué una vida creativa?

La vida no es un problema a resolver, sino una realidad a experimentar”.- Soren Kierkegaard

Al comprender que la vida es un desafío, nos predispone a buscar nuevas soluciones usando la creatividad, activando una serie de habilidades que combinadas construyen las posibles respuestas para superar los obstáculos que se presentan, transformándolos en oportunidades, cuando vemos en las situaciones beneficios, nos hace sentir bien y en tranquilidad, es decir, en un estado de bienestar.

Para ello, debemos saber con claridad quiénes somos y qué queremos realmente. Sin sentir la presión de estilos de vida ajenos, que no tienen ninguna relación con nuestros intereses y valores.

No se trata de satisfacer las expectativas de otros, es simplemente ser nosotros mismos aprovechando al máximo nuestras capacidades para llevar un vida plena.

En conclusión:

Una vida saludable y creativa es la capacidad continua de aprender, de cuidarnos. de ser resilientes y proactivos frente a la adversidad. Todos estos recursos nos darán el bienestar que necesitamos para emprender de la mejor forma posible esta aventura que se nos entregó el día que nacimos, la vida.

Escrito por: Carolina Maliqueo.

(*) World Healthy Organization