Cuando estás muy estresado(a), los niveles de una hormona llamada cortisol aumentan en tu sangre.

Con el tiempo se puede transformar en un estrés crónico provocando trastornos en tu metabolismo que puede estimular el aumento de peso (particularmente alrededor de la cintura) y causar una inflamación peligrosa dentro del cuerpo. Además, afectar los niveles de azúcar en la sangre, aumentar la presión arterial, problemas cardiovasculares e incluso afectar la memoria.

En este artículo presentamos tres simples estrategias que te ayudarán a controlar el estrés.

  1. Adopte un nuevo enfoque. Gran parte del estrés de la vida proviene de cómo abordamos las distintas situaciones que enfrentamos. Por ejemplo, dos personas pueden asumir exactamente el mismo trabajo, pero es probable que para una sea muy estresante y para la otra un desafío entretenido. Algo de esto tiene que ver con la personalidad, pero también tiene que ver con tu rollo interior: cómo enmarcas las cosas en tu mente. Intentar cambiar la perspectiva puede reducir la cantidad de factores estresantes en la vida. Mirar los problemas como desafíos es un comienzo.
  2. Quema la tensión. La actividad física puede reducir los niveles de cortisol y ayudarte a estar más equilibrado. A veces, tomar un programa de ejercicios diario es en sí mismo estresante, porque eliges actividades que están de moda, pero no disfrutas. Haz algo que te guste y fácil de ejecutar: caminar, paseos por la naturaleza o yoga, jardinear, bailar o jugar, todas estas actividades pueden reducir los efectos dañinos del estrés. Realizar una actividad que te encanta es más relajante y puedes recargar energías con mayor facilidad.
  3. Organizarse. ¿Alguna vez ha pasado media hora buscando las llaves de su auto o tratando de encontrar un zapato extraviado? El desorden puede provocar estrés y es innecesario. Tomarse el tiempo para ordenar, como una ubicación determinada para sus llaves, ayuda a disminuir los malos ratos diarios. Planifica con tiempo otras estrategias que puedan ayudarte a manejar su estrés. Además, si sabe que se va a encontrar con un período estresante (el aniversario de la muerte de un ser querido, una cirugía próxima, un desafío financiero), piense con tiempo cómo lo va a manejar. Tener un plan puede ayudar a reducir su nivel de estrés y evitar que afecte su salud.

Consejos finales:

  • Cuando implementes alguna de estas estrategias, asegúrate de evaluar y revisar si están funcionando. Encontrar la combinación adecuada toma su tiempo.
  • Planifica tu tiempo para hacer ejercicio, para preparar comidas saludables y establece un horario regular para dormir lo suficiente.
  • Si no tienes éxito, habla con tu médico para recibir la orientación que necesitas sobre algún especialista.

Es fundamental, aprender a mantenerse firme, paciente y tranquilo (a), independientemente de lo que suceda a tu alrededor.