Podemos aprender sabiduría por tres métodos: primero, mediante la reflexión, que es la más noble; En segundo lugar, por imitación, que es más fácil; y tercero por la experiencia, que es la más amarga «. – Confucio

La sabiduría es una habilidad importante en un mundo en constante cambio. Las personas sabias dan forma a sus vidas, matrimonios, finanzas, relaciones y carreras basadas en un mejor conocimiento, comprensión y percepción.

La sabiduría es invertir para tu futuro, dedicar tiempo a las personas que te importan, hacer de cada experiencia de vida, buena o mala, una experiencia de aprendizaje.

Aprender de experiencias pasadas es una de las mejores formas de adquirir sabiduría; la experiencia es cómo nos convertimos en adultos que funcionan mejor.

La sabiduría es el buen juicio en situaciones sociales. Es aplicar el conocimiento a tu vida de una manera que agrega significado y promueve el bien común.

La sabiduría es aprender del pasado pero nunca vivir allí. “El pasado no tiene poder sobre el momento presente”, dice Eckhart Tolle.

Es poner las cosas en perspectiva antes de sacar conclusiones precipitadas: revisar hechos, no suposiciones al tomar decisiones. Es manejar tus emociones en situaciones difíciles. Es un pensamiento crítico en lugar de un mero cumplimiento.

La verdadera sabiduría es el autoconocimiento y la autoconciencia.

Conocer a los demás es inteligencia; conocerte a ti mismo es la verdadera sabiduría. Dominar a los demás es fuerza; dominarse a sí mismo es el verdadero poder ”, dice Lao Tzu, Tao Te Ching.

Recuerde que un enfoque sabio de sus relaciones, hábitos y trabajo es la ruta más efectiva hacia una vida llena de significado, satisfacción y felicidad.

Escrito por Thomas Oppong